Cómo iluminar un cuadro

cuadro-iluminacion

La iluminación resalta la textura y los colores del cuadro

La iluminación de un cuadro es muy importante, casi tanto o igual que ubicarlo en la correcta, porque repercute en la imagen final que se transmite,y en la fiel reproducción de los colores y las texturas. La forma más recomendable de iluminar cuadros es desde arriba, aunque también pueden emplearse soportes de pie o colocarse sobre la pared. Si lo que se pretende con la iluminación es resaltar la textura del cuadro lo ideal es colocar una o dos luces enfocándolo desde abajo o desde arriba

El número de focos necesario dependerá del tamaño del cuadro. Uno o dos focos serán suficientes para un cuadro pequeño, mientras que si se trata de un cuadro grande o varias piezas serán necesarios varios focos.

cuadro-iluminacion-natural

Hay que evitar los reflejos en el caso de que tenga un cristal

En el caso de que el cuadro tenga un cristal hay que evitar los reflejos porque lo que es conveniente que la luz no incida directamente en el cuadro si no que se ilumine la zona.

En el caso de la iluminación directa, hay que colocarla de forma que tenga una angulación de 30 grados, porque de esta forma se reducen brillos y sombras, incluso si las obras están protegidas por un cristal.

En lo que respecta al tipo de bombillas a emplear, lo ideal son las bombillas de bajo consumo o LED, porque los halógenos son demasiado potentes y pueden dañar los cuadros, deteriorando los colores. Lo ideal para evitar este deterioro es que los focos se coloquen a 25 centímetros de distancia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *